imagen de la cabecera

 

 

Recital poético en el teatro Principal de Alicante

 

 

En los primeros días del año 1886 la prensa alicantina se hace eco de la próxima visita a la ciudad de Rosario de Acuña para dar, se dice por entonces, «una conferencia científica en defensa del librepensamiento». Finalmente no fue una conferencia, sino un recital poético lo que protagonizó la escritora en el teatro Principal la noche del miércoles 17 de febrero.

Gracias a La Unión Democrática, «Órgano oficial del Partido Democrático-Progresista de la Provincia», que no escatimó espacio para informar pormenorizadamente de su estancia (no solo de los actos públicos, sino también de los más discretos, pues, entre otras cosas, da cuenta de  forma más o menos velada de la ceremonia de iniciación de doña Rosario, «la Hipatia española», en la Logia Constante Alona), conocemos el contenido de este recital.

«La ilustre poetisa comenzó la lectura de sus cantares: su voz argentina y pura llevó al corazón de los oyentes armoniosísimos ecos, que aplaudieron tanto esta composición como las que siguieron tituladas: Las dos miradas, La ignorancia, El escepticismo, A la ciencia, Las tres flores, Una tórtola herida, Lo que dice la gaviota, El cielo,

El niño muerto, La fraternidad, El ruiseñor, Las tres ilusiones, Las gotas de agua, Preguntas, El fin de un año, La desesperación, A la juventud, Serenata morisca, Casualidad, ¡Dios!, En la escalera de mi casa, A los alicantinos…

[…]

Cuando apenas si se había extinguido el último eco de los aplausos y los bravos, se levantó la cortina y volvió a pisar el palco escénico la heroína de la fiesta.

Serena, con ademán distinguido, dominando la situación, y la chispa del genio brillando sobre su espaciosa frente, doña Rosario de Acuña, leyó con entonación apropiada sus hermosas poesías: Décimas cantares, intercaladas con Un cuento, un cuadro de realidad asombrosa bajo el epígrafe La igualdad, y estas obras: La justicia, La libertad, La camelia y la amapola (apólogo), Cantares, Interrogaciones, La tristeza, Madre, Lo cierto, Nubes, A la luz de la luna, Cantares y Al pueblo»

Durante varios días en las páginas del periódico se van a ir publicando la mayoría de las poesías incluidas en la velada, así como otras que no constando que formaran parte del repertorio, como «¡A Espronceda!» o «A la memoria de la señorita doña Manuela Gómez Sevilla. Muerta a los 19 años», la redacción tuvo a bien dar a conocer a sus lectores.

 

 


 

Imagen de la portada del libro

 

¿Quién fue Rosario de Acuña?.

 

 

 

Rosario de Acuña. Comentarios

Algunas notas acerca de la vida de esta ilustre librepensadora