Rosario de Acuña y Villanueva

Madrid, 1850- Gijón, 1923

Inicio

Datos biográficos

Algunas obras

Bibliografía

 

Artículos

Cartas

Conferencias

Cuentos

Ensayo

Otras obras

Poesía

Teatro

 

Recital poético en el teatro Principal de Alicante

 

 

Cantares - II

 

Caminito de la gloria

hay un barranco muy hondo

que se llama la tristeza

y lo ha cavado el demonio.

 

Le dijo un niño a la muerte

«No me das pena ni miedo»

y la muerte respondió:

«ya verás andando el tiempo»

 

Desde la tierra hasta el cielo

se dice que hay una escala

por donde suben los ruegos

y bajan las esperanzas.

 

Cuando empieces a cambiar

ilusiones por palabras,

cuida niña no te engañen

que hay mucha moneda falsa.

 

Dicen que son los ojos

del alma espejo

y al mirarme en los tuyos

no pensé en ello;

por eso lloro

que tienes negra el alma

como los ojos.

 

En las obras la virtud,

en el prójimo el amor,

la esperanza en el morir

y en el pensamiento Dios.

 

Exclamaba una nube

de primavera,

al ver su tardo vuelo

sobre la tierra,                            

¡lenta camino!

sopló el cierzo un instante

y la deshizo.

 

Se murió un rico muy rico

y a pesar de su riqueza,

lo comieron los gusanos

en ocho palmos de tierra.

 

Lágrimas que no corren

por las mejillas

van cortando los hilos

de nuestra vida;

y al fin su fuego

da libertad al alma

descanso al cuerpo.

 

Por muchas piedras que pongas

en medio de una corriente

ni se ha de parar el agua

ni se ha de secar la fuente.

 

 

La Unión Democrática, Alicante, 28-2-1886

 

Para saber más: