Rosario de Acuña y Villanueva

Madrid, 1850- Gijón, 1923

Inicio

Datos biográficos

Algunas obras

Bibliografía

 

Artículos

Cartas

Conferencias

Cuentos

Ensayo

Otras obras

Poesía

Teatro

 

 

Miseria terrestre

El señorito, el golfo, el viento

 

Pobre astroso, vete lejos; no te acerques, quita, quita;

los harapos que te envuelven van la mugre chorreando;

donde pisas vas manchando…

no te acerques, que me ensucias la levita.

Tienes hambre, y el bostezo de tu boca

echa un vaho de aguardiente

que a la gente que es decente

le da náuseas, le repugna, la sofoca.

Vete pronto de mi lado, «golfo» inmundo;

eres carne de presidio u hospital;

me das asco, hueles mal.

¿Quién te envía, ¡miserable!, sobre el mundo?

 

 

EL GOLFO

 

Ya me marcho; no te asustes: tu levita,

ese pingo bien cortado,

tan lustroso y tan planchado,

que el olor de la carroña no te quita,

no será por mí manchado.

En presidios u hospitales o me pudro, pero muero,

mientras tú vives podrido;

que tu corazón entero

de gangrenas y gusanos es un nido.

Eres siervo de ti mismo;

hasta  el cuello y los zapatos te agarrotan,

y en tu alma ¡cuánto abismo!

¡qué de ambiciones rastreras

se entrecruzan y apelotan

amasadas en el fondo de tu bárbaro egoísmo!

Me preguntas quién me envía sobre el mundo, ¡desdichado!,

¿no conoces tu pecado?

Soy engendro de tus horas;

con tus vicios y pasiones destructoras

a  la senda de la vida me has lanzado;

soy piltrafa de tus carnes, y mi aliento

es el vaho que trasuda tu corrupto pensamiento;

soy tan vago y tan astroso

por ser tú tan sibarita y vanidoso;

que en el límite borroso

donde acaban y terminan las harturas y hermosuras

surgen siempre las vilezas.

¡Desde las altas grandezas

a las míseras honduras

los seres van enlazados en cadena sin roturas!

 

 

EL VIENTO

 

¿Dónde llevo estas palabras estridentes, maldicientes,

estos ecos de furores y dolores

que han llenado de rencores,

de los valles de la tierra, los ambientes?

¿En qué pluma de mis alas transparentes

podrán prenderse estos gritos,

que van sonando malditos,

como fatídicos ritos,

por los campos y ciudades

pregonando de los hombres las maldades?...

¡Con mi carga abrumadora, voy volando, voy volando!...

se va la tierra achicando…

ya sus valles y montañas

forman penumbras extrañas

entre las nieblas veloces que los van difuminando…

.........

 

¡Ya estoy libre en los espacios!...

El sol extiende en el cielo,

con el fulgor de sus llamas, anchas cintas de topacios;

no se ven, donde yo vuelo,

ni cabañas ni palacios;

¿qué se hicieron los sonidos maldicientes

que envenenan de la tierra los ambientes?

En las plumas de mis alas transparentes

no se escuchan ya rumores de rencores ni agonías;

¡Armonías emanadas de moradas inmortales,

donde no resuena el grito

de las míseras pasiones terrenales!

¡Melopea que se extiende en los cielos siderales

llevando calor y vida a través del infinito:

en sus escalas, rimadas con vibración argentina

cada mundo da sus notas en los siglos prefijadas!...

¡Ni placeres ni dolores en sus ecos se adivina!

¡Todas son notas sagradas, engarzadas

en los acordes eternos de la creación divina!

 

El Noroeste, Gijón, 11-5-1924

 

Para saber más: