imagen de la cabecera

 

 

Cantares

 

Dicen que no puede ser

contar del mar las arenas;

yo las podría contar

porque he contado mis penas.

 

Si no fuera por mi fe

en la Virgen del Olvido,

¿el corazón que me anima,

hubiera sin ti vivido?

 

Antes que olvidar la fe

que te juró el corazón,

se marchitarán las hojas

del hermoso girasol.

 

Deja que el mundo nos vea

como a fieros enemigos,

que a él no le importa saber

si es verdad lo que sentimos.

 

 

 

 

 


 

Imagen de la portada del libro

 

¿Quién fue Rosario de Acuña?.

 

 

 

Rosario de Acuña. Comentarios

Algunas notas acerca de la vida de esta ilustre librepensadora