imagen de la cabecera

 

 

Cantares

 

Tiene el corazón dos puertas:

la de gozar y el sufrir;

si entra amor por la primera,

di por cual ha de salir.

 

Dices que el amor se encuentra

sin que se llegue a buscar;

¿si al fin encontraste el mío,

qué más puedes desear?

 

Yo te amé sin comprender

que el alma contigo huía;

hoy la llamo, pero el alma

dice que es tuya, no mía.

 

Las palabras del amor

no creas que son verdad;

son como flores de mayo

que apenas vienen, se van.

 

Buscas el amor del alma,

y no me quieres amar.

¡Mira que si yo te olvido,

ese amor no le hallarás!

 

 

 


 

Imagen de la portada del libro

 

¿Quién fue Rosario de Acuña?.

 

 

 

Rosario de Acuña. Comentarios

Algunas notas acerca de la vida de esta ilustre librepensadora