Rosario de Acuña y Villanueva

Madrid, 1850- Gijón, 1923

Inicio

Datos biográficos

Algunas obras

Bibliografía

 

Artículos

Cartas

Conferencias

Cuentos

Ensayo

Otras obras

Poesía

Teatro

 

Ecos del alma

 

 

 

Los dos ángeles

 

A mi querida abuela

 

En un valle de flores

camina un ángel;

son ligeras sus alas

como el encaje,

pero en su frente

una arruga se marca

profundamente.

 

Lágrimas abrasada

ruedan cual perlas,

de sus blancas mejillas

tristes y bellas;

con voz dormida

murmura suavemente:

¡Yo soy la vida!

 

En un desierto helado

un ángel marcha;

apenas un momento

tiende las alas,

como a la bruma

baten los huracanes

su negra pluma.

 

Sereno e imponente

con paso lento,

su tranquila mirada

fija en el cielo;

con eco fuerte

su voz segura dice:

¡Yo soy la muerte!

 

 Todos huyen del ángel

de la agonía,

y se acercan dichosos

al de la vida;

¡con él llorando

el ángel de la muerte

los va llevando!

 

Solana del Tamaral, junio, 1875

 

Rosario de Acuña y Villanueva.

Una heterodoxa en la España del Concordato

Rosario de Acuña y Villanueva. Comentarios

Algunas notas acerca de la vida de esta ilustre librepensadora