imagen de la cabecera


 

 

De ultratumba

 

¡Ay!, hermanitos, hermanos del alma,

no hagáis de comparsa

en tan triste farsa;

sed más bien faros de amor infinito

que alumbre el camino de tanto hermanito.

 

Negamos a Dios si creemos la muerte;

tened siempre en cuenta que no hay nada inerte.

 

 Adiós, hermanitos, la muerte no existe,

no hagáis de comparsa en farsa tan triste.

 

 

 

 

 

 

Imagen de la portada del libro

 

¿Quién fue Rosario de Acuña?.

 

 

 

Rosario de Acuña. Comentarios

Algunas notas acerca de la vida de esta ilustre librepensadora