Rosario de Acuña y Villanueva

Madrid, 1850- Gijón, 1923

Inicio

Datos biográficos

Algunas obras

Bibliografía

 

Artículos

Cartas

Conferencias

Cuentos

Ensayo

Otras obras

Poesía

Teatro

 

 

 

Sr. D. Remigio Sánchez Covisa (1)

 

Amigo mío: Ausente de Madrid por causas de salud, te encargo que en una de las sesiones del Congreso Libre-pensador, entregues a cada uno de los representantes un ejemplar de mi drama El padre Juan, prohibido para la escena por el Gobierno conservador. Que este regalo sirva para testificar mi constante y firmísima adhesión a todos cuantos ideales lleven en sí la emancipación de todas las conciencias de todo dogma religioso y de todo convencionalismo social. Que sirva para testificar que a pesar de haber traído hasta el sagrado de mi hogar el consejo artero y la insinuación jesuítica, intentando sugerirme dudas acerca de mi razón y queriendo plegarla siquiera aparentemente, hacia los ideales de escepticismo epicúreo de las mayorías presentes; que a pesar de todo eso y mucho más que calla mi conciencia, erguida con serenidad inconmovible, protesto con todos los alientos de mi vida de la violación de sus fueros.

Que este presente que ofrezco al consejo quede como manifestación de un pensamiento, y conste que habiendo hecho de antemano el sacrificio de todas cuantas venturas puede ofrecer la tierra, con razón o sin ella mi alma volverá siempre hacia el astro fúlgido de la verdad, que triunfará con nosotros, o sobre nosotros, del mundo sombrío de los hipócritas, de los ignorantes y de los egoístas. ¡Espurios hijos de la raza humana! ¡Legión de atávicos que descubren los rasgos del reptil a través de sus formalismos de virtuosos, o de sabios!

Que al recibir los representantes del Congreso el ejemplar de El padre Juan, sepan también que es el prólogo de una trilogía de dramas, que depositados ya en manos seguras y a gran distancia de mi patria surgirán sobre mi sepulcro para que, aún después de muerta, resuene el eco de la libertad aclamándola con todas las energías de mi corazón y de mi inteligencia.

¡Viva la libertad!

 

 

Las Dominicales del Libre Pensamiento, 22-10-1892

 


(1) Acerca del destinatario de la carta, véase el comentario 73. El Ateneo Familiar: Rosario y Carlos se encuentran.

 

 

Rosario de Acuña y Villanueva.

Una heterodoxa en la España del Concordato

Rosario de Acuña y Villanueva. Comentarios

Algunas notas acerca de la vida de esta ilustre librepensadora