imagen de la cabecera

 

 

A Luis París

 

Querido Luis:

Como ya sabes que he aceptado gustosísima el papel de difunta que hace años me tienen destinado hasta en los diccionarios, me es imposible ocupar un sitio en tu mesa… ¡Cualquiera come con un muerto!

En representación mía te mando ese palitroque (1) para que te apoyes en él ínterin flaquee tu pierna, y conste que me alegraré lo tires pronto.

Sigue trayéndonos el arte a trazos grandes, sublimes, heroicos, y ya que gracias a ti, los españoles hemos vislumbrado el ritmo de la armonía universal, cuyo facsímil son las obras de Wagner, que te veas libre de las espinas  que siempre entorpecen el camino de los descubridores.

La justicia te corone de la gloria que mereces y que te desea tu hermana del alma,

 

 

Nota

(1) En referencia al bastón con empuñadura de oro que la autora le envía acompañando a la misiva.

 


 

Imagen de la portada del libro

 

¿Quién fue Rosario de Acuña?.

 

 

 

 

Rosario de Acuña. Comentarios
Algunas notas acerca de la vida de esta ilustre librepensadora