Rosario de Acuña y Villanueva

Madrid, 1850- Gijón, 1923

Inicio

Datos biográficos

Algunas obras

Bibliografía

 

Artículos

Cartas

Conferencias

Cuentos

Ensayo

Otras obras

Poesía

Teatro

 

 

[Carta a Tomás Costa]

 

Sr. D. Tomás Costa

 

Distinguido señor: Después de enviar el cajón con las 5 docenas de huevos he sabido que era para usted el pedido, y como quiera que en esta casa somos fervientes entusiastas de su señor hermano don Joaquín, me tomo la libertad de escribirle congratulándome de que un producto de mi granja haya ido a parar a la familia que es honra de España y galardón de la Humanidad.

Vivamente deseo que den un brillante resultado los huevos que envié; y para coadyuvar a este propósito me voy a permitir darle algunos consejos, a que mi práctica me autoriza. Antes de echar los huevos a las cluecas, o a la incubadora, déjense reposar 24 horas en sitio fresco, y luego, sin moverlos muchos, échense a la incubación. Si son cluecas las que han de sacarlos no poner a cada una más que 10 huevos y, en los cestos, o cajones, donde estén las gallinas, que haya mucha hierba seca y fina, para que la clueca esté muy cómoda; basta con sacarlas cada 24 horas, siempre al medio día y una vez que coman (maíz, trigo y pan), beban y defequen; vuelta al cesto, de donde no han de salir a voluntad sino por la mano del que las cuide.

Una vez salidos los pollitos, y después de estar las 12 primeras horas bajo la madre, o en la secadora, conviene darles los 15 primeros días una pastura hecha con harina de maíz, huevo crudo y leche; amasijo vueltecito, que no se pegue y del cual, a todas horas, han de tener servido el comedero: con esto, miga de pan, y algunos cañamones triturados, pueden pasar el 1er mes, siempre que tengan alguna hora de recreo sobre pradera o campo, y si es en corral seco habrá que picar lechuga o escarola para dársela: el segundo mes se les puede suprimir el huevo y la leche, y hacer sólo la pastina con harina de maíz, dándoles ya trigo puro, y siempre pienso de verdura; de cuando en cuando, no les vienen mal algunos gusanitos de los del salvado. Que duerman en sitio seco y abrigado, pero con buena ventilación, y al medio día, si es posible, que el agua siempre, siempre, esté cristalina y fresca y si alguno enferma sepáresele enseguida de sus hermanitos: no conviene darles nada de arroz; el trigo, el maíz, como grano, y la verdura y los gusanos en los 3 primeros meses: después pueden considerarse criados y comer de todo, y cuanto quieran, que es el secreto de tener buen gallinero.

Las de raza Prat, que he mandado, son soberbias, como no creo las haya en muchas granjas pues tengo gallinas de 8 libras de peso, y ponedoras excelentes: esta pollería es fuerte, resiste bien la aclimatación, tarda (y más ahí) en desarrollarse, pues hasta los 12 meses no es adulta y sigue creciendo hasta los 18. Las Azules, por las cuales tengo Medalla de plata de la Exposición Universal de Avicultura de Madrid, son ponedoras excelentísimas, de 200 huevos al año, pequeñas, muy vivas, incapaces para cluecas, y muy delicadas de criar, aunque adultas son fuertes; cuiden mucho esta pollería pues de cada 6 se logran dos si no se les atiende con el mayor esmero. Las Negras son similares a las azules, aunque algo más corpulentas y menos delicadas. De las Brama-podras, unos huevos son de armiñadas y otras de invertidas: delicadísimas de criar, muy poco ponedoras, hasta los 18 meses no son adultas, en cambio son muy grandes, muy hermosas, y madres inmejorables; poseo un gallo armiñado que es una hermosura, y si consiguen alguno igual como que les dejará muy complacidos. ¡Ojalá así suceda! En el cajón iban cuatro huevos más de las gallinas nuestras que poseo, mezcla de las cuatro razas, ponedoras de un modo disparatado hasta el punto de que se me han muerto algunas por no poder con tantos huevos como traía su ovario; ponen huevos muy gordos y son corpulentas y fuertes. Si se consigue alguna gallina de dichos cuatro huevos ya verán que alhaja.

En cualquier cosa que podamos servirles ya saben que en esta casa cuentan con quienes están dispuestos a complacerles con el mayor entusiasmo y la mejor voluntad, y tendremos una verdadera alegría en que el modesto producto de nuestro trabajo sirva de algo en la morada de ustedes…

Sin cansarle más se ofrece su atenta amiga q.b.s.m.

Rosario de Acuña

Cueto 10 de Abril 1904

 

 

Rosario de Acuña y Villanueva.

Una heterodoxa en la España del Concordato

Rosario de Acuña y Villanueva. Comentarios

Algunas notas acerca de la vida de esta ilustre librepensadora