imagen de la cabecera

 

 

Carta abierta

A los señores que han mandado imprimir, en tirada especial, numerosísima, mi discurso sobre

«El ateísmo en las escuelas neutras»

 

 

Amigos desconocidos: Profundamente agradecida a su delicada atención, deseo hacer público mi reconocimiento, y, por esto, les dedico esta «Carta abierta» en El Noroeste.

No les conozco; no sé quién son ustedes; pero su acción conmovió profundamente mi alma. ¿Cómo había yo de pensar que mi discurso, aquellos pobres párrafos en los cuales no veo otro mérito que una sinceridad absoluta de un corazón de mujer, iban a ser elevados a la categoría de documento importante? En verdad han sido ustedes conmigo un dechado de cortesía y caballerosidad, y quedo obligada, con ustedes, a un reconocimiento muy superior a mi cortísima valía para corresponderles.

Hace muchos años, casi desde mi niñez, fue mi sueño rosado vivir y morir en esta Asturias, a la que conozco palmo a palmo, pues que la recorrí a caballo y a pie durante varios años… Al fin me vine a realizar el deseo de mi juventud a esta tierra, donde suponía yo hallar alguna de las buenas condiciones de la raza hispana, y, apenas llegada, tengo que agradecer cortesías y obsequios que me prueban no haberme equivocado.

Tengan, pues, la seguridad de que su atención, su desprendimiento, su acción, tan enaltecedora para los escasos méritos de mi trabajo, es un lazo que me une a esta patria chica, a cuya nobleza, sensatez y generosidad, he querido entregar lo último que pueden dar los viejos: su experiencia de la vida y sus despojos.

Muy obligada, muy reconocida, y saludándoles con la más alta consideración y respeto, es de ustedes atenta amiga y servidora,

Rosario de Acuña y Villanueva

 

Mucho he sentido no poder corregir las pruebas del discurso, por haber ignorado hasta que El Noroeste  lo dijo, su reimpresión, y ha sido esto un contratiempo para la claridad del trabajo, porque las erratas que tiene son muchas.

Vale

 

 


 

Imagen de la portada del libro

 

¿Quién fue Rosario de Acuña?.

 

 

 

 

Rosario de Acuña. Comentarios
Algunas notas acerca de la vida de esta ilustre librepensadora