imagen de la cabecera

 

 

La revolución blanca

 

Fue realizada en la Semana Roja. ¿Qué paradoja es ésta? ¿Una de tantas como constituyen la tribu de España?

Ocho días de horrores, de martirios, de sufrimientos. Días de correr sangre humana por ciudades y campos, y ocho días de respetuosísima pasividad, tranquilidad, ecuanimidad. Al mismo tiempo, desde arriba bajando el insulto, el escarnio, el palo, la pateadura y el tiro; y, desde abajo, sufriendo la inercia, la paciencia, la corrección, el achicamiento... Así pudo realizarse simultáneamente de la revolución blanca y la Semana Roja. ¿Qué más blancura que toda la serie de leyes liberales , progresivas, EMANCIPADORAS, que han ido saliendo a la luz, engendradas en aquellos días enrojecidos?...

He aquí lo que me ocurre siempre que recuerdo la Semana Roja.

En cuanto a nuestras mujeres del lado izquierdo, de las avanzadas diría yo: allí que ellas se determinen ser personas, marcharán todos los asuntos perfectamente, y ¡cuidado con que esperen a serlo cuando se lo permitan sus hombres, porque... va para rato!

Todavía estas mujeres, aun más que las de zaga o del lado derecho, están entregadas a dos poderes: el del cura y el del macho, poder que en España nos atavía aún a la entrada de la cueva, no desatándonos más que para unirnos al arado o procrear en nosotras la especie (gracias que la hembra pone casi todo en la especie, que si no ¡dónde iría a parar ésta!)... sobre el estiércol de la cochiquera. De tal modo ha ido ensuciándose y barbarizándose la herencia árabe hispana que ha perdido lo que, en su origen, era espiritualidad amorosa y cortesanía elegante, adquiriendo, en cambio, agresividad feroz y desprecio insultante. De las mujeres del pueblo, que son las que aguantan las bestialidades de toda clase de machos, ha de surgir el núcleo de las rebeldes, e ínterin ellas primero y todas después no se rebelen en todos los órdenes de la vida moral y social de España, seguirán haciéndose revoluciones blancas.

                                                                                                                                                                                                            

 

 

 

Imagen de la portada del libro

 

¿Quién fue Rosario de Acuña?.

 

 

 

Rosario de Acuña. Comentarios
Algunas notas acerca de la vida de esta ilustre librepensadora