Rosario de Acuña y Villanueva

Madrid, 1850 - Gijón, 1923

Inicio

Datos biográficos

Algunas obras

Comentarios

Bibliografía

 

 

 

   A finales de los sesenta del pasado siglo pocos eran los que podían decir cosa alguna de Rosario de Acuña y Villanueva. Apenas habían pasado cuatro décadas desde su muerte y su memoria parecía haberse desvanecido. Fue entonces cuando se inició una tarea colectiva para rescatar del olvido su memoria. Varias décadas después podemos decir que lo estamos logrando. Entre todos, cada uno con sus aportaciones, hemos conseguido reconstruir los hitos más importantes de su biografía y recuperar buena parte de su obra. En el año 2009 creí llegada la hora de abrir una nueva etapa y puse en marcha Rosario de Acuña y Villanueva. Comentarios, un blog que pretende analizar con mayor detenimiento todo cuanto ya conocemos. He aquí la relación de los  publicados desde entonces, con una breve reseña de cada uno y los enlaces que permiten su lectura completa.





Portada del Alamanaque para 1908, Madrid: Regino Velasco Impresor 148. Poeta de calendario

Estaba decidida. ¡Se acabó! Ninguna duda al respecto. Si alguna vez se había encontrado a las puertas del Parnaso nacional, desde ese mismo momento renunciaba a intentar dar ese paso definitivo que podría conducirla a los pies de la gloria.Abandonaba cualquier afán por conseguirla. Finales de 1884...




Alcalá Zamora con una niña durante la inauguración del grupo escolar 147. Un patronato para el colegio

En el año 1995 uno de los institutos de Gijón pasó a denominarse oficialmente «Instituto Rosario de Acuña». Casi nadie sabía entonces quién era ella. Sesenta y dos años antes otro centro escolar había recibido ese mismo nombre. Estaba situado en Madrid, en la calle España...




Edificio del Ayuntamiento de Santander en 1907, el año de su inauguración 146. Sus amigos de Cantabria

En Cantabria pasó algo más de una década, primero en Cueto y más tarde en Bezana. Allí puso en marcha una afamada granja avícola; allí se convirtió en viuda del comandante Rafael de Laiglesia; allí dejó enterrada a su madre. Llegó cuando al siglo XIX apenas le quedaban años y se fue...




San Francisco en meditación, de Francisco de Zurbarán 145. Un admirador en la otra orilla

En una orilla –la que por su origen y educación para ella estaba reservada– ha dejado a buena parte de sus amigos y familiares. En la de enfrente –por ella elegida tras largas y profundas meditaciones– vitorean el nombre de la recién llegada. Alguno hubo que, cautivado...




José Martí (dibujo publicado en El Imparcial, Madrid, 27-5-1895) 144. El error de José Martí

José Martí le canta para que vuelva a su patria ¿Supo Doña Rosario que la invitó a volverse a Cuba el poeta Martí? ¿Recordó perseguida, vejada, desterrada, amenazada de prisión, procesada, escarnecida, apedreada, abandonada a la miseria, el dulce llamamiento...




Bodegón con manzanas de Juan de Zurbarán (hacia 1640) 143. El Cervigón: parada y fonda

Aunque la leyenda (negra; negra jesuítica, diría la interesada), pintaba aquella casa con lúgubres colores, lo cierto es que el hogar de doña Rosario tenía las puertas siempre abiertas. Claro es que no para todos. Faltaría más...





Fotografía de Bonafoux publicada en 1931 142. La víbora de Asnieres

Así era conocido Luis Bonafoux, por lo afilado y mortífero de su pluma y también por la localidad cercana a París donde residió durante un tiempo, cuando era corresponsal del diario Heraldo de Madrid. Dos características...





Fragmento del artículo publicado en El Pueblo 141. «Rosario Acuña. En muerte como en vida», por Roberto Castrovido

Valía mucho aquella mujer por el temple de su voluntad, por lo mucho de ejemplaridad, por el arte de poetisa, de autora, de periodista y por sus virtudes de mujer. Era buena, era abnegada era...





Puerta de acceso al cementerio civil de Gijón 140. Más cerca de la Luz

Lo tenía bien pensado. La muerte de su amigo el científico Augusto González Linares, ocurrida unos tres años antes, y la de su madre poco después, estaban muy presentes en sus recuerdos. Conocía de primera mano las presiones...





Anuncio del libro Gente nueva publicado en El Motín 139. Con la «gente nueva»

A partir de su carta de adhesión al librepensamiento Rosario de Acuña identificará como correligionarios a periodistas de la «mala prensa», a científicos no creacionistas, a autores de obras...





Imagen del cuadro Muchacha en el jardín haciendo ramilletes, del pintor barroco Tomás Yepes 138. Arreglos florales

¡La naturaleza!, o, como ella prefería escribirla, «Naturaleza», así con mayúscula, era la fuente de todas las bondades, de todos los bienes, de todas las bellezas. Y nos dejó páginas y páginas en las que describe...





Fotografía de niños rusos a la espera de recibir ayuda alimentaria (otoño 1921) 137. Yo pago la matrícula

Noviembre de 1888: los universitarios madrileños, apoyados por compañeros del resto de las universidades españolas y de alguna otra del resto de Europa, agradecen a nuestra protagonista el apoyo, en palabras y en pesetas...





Fotografía de niños rusos a la espera de recibir ayuda alimentaria (otoño 1921) 136. Un abanico contra el hambre

Doce millones de rusos pasan hambre. Máximo Gorki solicita con urgencia «al mundo civilizado de Europa y América» pan y medicamentos. Rosario de Acuña les da lo que tiene: un abanico bordado por su madre cincuenta años atrás...





Carta de Rosario de Acuña a Aquilina Rodríguez Arbesú 135. El último eslabón

Residía en una vivienda alejada de la ciudad, en una casa de aldea llamada «Rienzi» y situada a las afueras de Gijón; se llamaba Aquilina Rodríguez Arbesú; y había sido amiga y discípula de doña Rosario de Acuña y Villanueva. Ella era el último eslabón...





Fotografía de una manifestación anticlerical celebrada en Lisboa en 1912 134. Proceso, exilio e indulto

La autora de aquellas ácidas palabras, «de lenguaje viril», como ella misma las calificaría tiempo después, no podría menos que sorprenderse por la trascendencia que tomaba aquel asunto. Las cosas se ponían difíciles y no tuvo más remedio que poner rumbo a Portugal...




Fotografía de José Jackson publicada en 1922 133. «Couplets de actualidad con música de La gatita blanca», José Jackson Veyán

Manifestaciones y protestas de universitarios ofendidos. No tarda mucho Pepe Jackson en afilar su pluma y, a ritmo de opereta, sacar a relucir los fantasmas varoniles de la tropa estudiantil...





Retrato de Rosario de Acuña publicado en Heraldo de París (8-12-1900) 132. Un retrato "robado"

Heraldo de París se honra publicando el retrato, que debemos a feliz casualidad, de doña Rosario de Acuña. Tenemos la certeza de que con ello desagradamos a la amiga; pero debemos este homenaje a la primera española contemporánea, la primera...





Anuncio de la sastrería de Anselmo de Lamo publicado en Las Dominicales del Libre Pensamiento (17-10-1891) 131. Micaela y Anselmo

Amigos y familiares parecen dar la espalda a quien se ha convertido en librepensadora y masona. A mediados de los ochenta Rosario de Acuña entabla relaciones con la familia de Micaela Jiménez y Anselmo de Lamo, integrada...





Mapa en el que señala el itinerario del viaje que realizó Rosario de Acuña en el verano de 1887 130. De un viaje a caballo por Léon, Asturias y Galicia

Convertida en librepensadora y masona, su nombre no dejaba a nadie indiferente. En el verano de 1887 realizó un viaje para estudiar la vida de la gente del Norte, en el transcurso del cual pudo comprobar las reacciones que provocaba...





Grabado del autor publicado en el semanario El Álbum Ibero Americano (22-1-1896) 129. «Rosario de Acuña», por Ramón de la Huerta Posada

Ramón de la Huerta Posada (Llanes, 1833- Madrid 1908), tras estudiar la carrera de Leyes en la Universidad de Oviedo, se trasladó a Madrid donde desempeñó una larga carrera en la administración pública, al tiempo que colaboraba en periódicos y revistas. E n 1896 incluye en su serie La mujer, un espacio dedicado...




Portada de la revista Gaceta Agrícola 128. El primo Pedro Manuel

La llegada del primo Pedro Manuel de Acuña a la Dirección de Agricultura va a tener una gran trascendencia en la vida de Felipe de Acuña y de su hija: el padre recupera el puesto que desempeñaba en el ministerio de Fomento, Rosario...





Paisaje montañoso del oriente de Asturias 127. «...la Naturaleza me lo devolvió»

Ardorosa creyente de los poderes salutíferos de la Naturaleza, no duda en acogerse en su seno cuando su salud así lo requiere, cuando la conjuntivitis escrofulosa puebla sus ojos de úlceras, cuando las fiebres palúdicas la ponen al borde de la muerte, cuando...





Fotografía de Joaquín Dicenta, Crónica (3-5-1931) 126. Su amigo Joaquín Dicenta

De lo que sí tenemos constancia es de alguno de sus encuentros, como el que tuvo lugar en marzo de 1907, cuando Rosario de Acuña se traslada de Santander a Madrid para acudir al estreno del drama Daniel. La librepensadora asiste a la representación, publica...





Imagen de la portada de Rienzi el tribuno 125. La pesada losa de Rienzi

Tan sólo tenía veinticinco años y el éxito de Rienzi la había situado en el centro del escenario; los ojos de cuantos tenían algo que decir en el mundo del teatro nacional estaban puestos sobre ella. Todos esperaban el estreno de una nueva obra para poder confirmar que aquella joven había llegado...




Fragmento del artículo «Un discurso de Rosario de Acuña», publicado en La Unión Católica 124. «Un discurso de Rosario de Acuña», en La Unión Católica

«Una mujer extraviada, que tiene la desgracia de haber renegado de las oraciones que le enseñó su madre en el regazo del amor, y de haber aprendido a recitar y a escribir en público las blasfemias más atroces de la impiedad y del librepensamiento, ha leído la otra noche una conferencia...




Imagen distorsionada de un grabado de Rosario de Acuña 123. La otra Rosario de Acuña

El abandono del segundo apellido de la mujer representa una clara pérdida de su identidad, lo cual, según los casos, podría llegar a tener cierta trascendencia, como en el caso que nos ocupa: Rosario de Acuña, esposa de un juez, interpreta una pieza teatral en Andújar, la tierra de su padre...




Turón. Casa del Pueblo y cuarteles de San Francisco 122. Aclamada en un mitin en Turón

El sábado 21 el salón de la Casa del Pueblo de Turón se hallaba abarrotado de un público deseoso de escuchar las palabras de Virginia González. Del acto da cumplida cuenta El Socialista; también de la inesperada presencia entre los asistentes de una conocida...





Fotografía de Ángel Sambrancat publicada en Mi Revista (Barcelona, 10-1-1938) 121. «Una mujer ejemplar», por Ángel Samblancat

Ya que el partido republicano no le tributa a esta gran mujer el homenaje que le debe, no quiero yo que le falte el mío. Madre, señora, te aseguro que eres más grande que todas las duquesas, que todas las princesas y que todas las infantas...





Portada de El Álbum de la Mujer, México 25-1-1885 120. Del Ateneo... a México

La intervención en el Ateneo de Madrid, el hecho de ser la primera mujer en hacerlo, va a llamar la atención de algunos periódicos, algunos de los cuales iniciarán la publicación de sus artículos. Tal es el caso de la revista El Álbum de la Mujer, que se edita en México...





Fotrografía de Patricio Adúriz publicada en La Nueva España, 8-7-2014 119. Patricio Adúriz y el primer rescate

Tan sólo habían pasado cuatro décadas y apenas quedaba resquicio de su testimonio. Por suerte, aún quedaba algún testigo. Tras este primer rescate realizado por Patricio Adúriz Pérez a finales de los años sesenta del pasado siglo, la figura de Rosario de Acuña empezó a sacudirse la borrina...




Asilo de perros de Battersea, Inglaterra. Grabado publicado en La Ilustración Española y Americana, 30-5-1886 118. Señor alcalde: no los mate

Llega el verano y, como cada año, los perros vagabundos constituyen una de las principales preocupaciones de la ciudadanía. El temor a ser mordido por uno de estos animales abandonados, cuyo famélico aspecto los convierte en peligrosas fieras portadoras...




Caricatura publicada en El Motín, 7-8-1881 117. Tres sonetos para un siglo

Nació cuando el siglo XIX cumplía la mitad de su andadura. Transitó, ávida de conocimiento, por la senda que, año a año, dibujaba ante sus pies. Cosechó sonoro triunfo al llegar al tercer cuarto, cuando crítica y público...





Cabecera del segundo número de La Voz de la Mujer 116. La Voz de la Mujer: periódico comunista-anárquico

Un ejemplo de la amplia repercusión que tuvo el testimonio de Rosario de Acuña lo encontramos en La Voz de la Mujer, una publicación editada en Buenos Aires a finales del siglo XIX por iniciativa de un grupo de mujeres de filiación anárquico comunista, que acuden al testimonio...




Cupidos. Fragmento del fresco El triunfo de Galatea, pintado por Rafael Sanzio en la Villa Farnesiana 115. Un amor entre dos quintillas

Al parecer estaba muy enamorada de Rafael, el teniente de Infantería al que habían concedido el grado de capitán por méritos de guerra. Se casaron y pasaron siete años juntos; los siete años que hay entre dos quintillas. La primera, al poco de la boda; la segunda fue...




Vista de la iglesia de la Virgen del Pilar tomada desde el Ebro (La Ilustración Española y Americana, 15-10-1880) 114. Ostracismo zaragozano

Poco después de su boda, Rosario de Acuña se traslada a Zaragoza, ciudad a la cual es destinado su marido. Aquel traslado debió de suponer un cambio muy brusco en su vida: sabe que se halla al comienzo de un largo camino que la puede llevar al olimpo literario; sabe también de las dificultades que le aguardan, y la lejanía de la corte...




Imagen de la portada del primer volumen de las Obras reunidas 113. Las Obras reunidas

La publicación en el año 2009 de las Obras reunidas supuso un hito en la recuperación de la palabra, del testimonio vital de Rosario de Acuña y Villanueva. Gracias al trabajo ímprobo de José Bolado el lector interesado podía tener al alcance de su mano la mayor...





Ilustración del doctor Albitos en su clínica (El Heraldo de Madrid, 19-7-1904 112. Álvaro de Laiglesia, director de La Codorniz y sobrino-nieto

La familia política de Rosario de Acuña era muy amplia, pues su marido tenía varios hermanos. Algunos de sus miembros, como su cuñado Francisco, ocuparon puestos destacados en la política, la economía, y también...





Ilustración del doctor Albitos en su clínica (El Heraldo de Madrid, 19-7-1904 111. El doctor Albitos y la luz recuperada

En 1885, gracias a una intervención quirúrgica realizada por el doctor Albitos, Rosario de Acuña se libra de la conjuntivitis escrofulosa, una afección ocular que...






Fotografía de los intervinientes en la velada, La Nueva España, 7-5-2016 110. Velada necrológica, año XCIII

Coincidiendo con el primer aniversario de la muerte de doña Rosario de Acuña y Villanueva, Carlos de Lamo Jiménez, su inseparable compañero, organizó lo que se dio en llamar una «velada necrológica» que tuvo lugar en el Ateneo Obrero de Gijón. Hace unos días...




Fragmento de la portada del Diario de Galicia, de 20-8-1918 109. Ni mujer ni española

El Diario de Galicia hace pública una dura crítica contra Rosario de Acuña por un artículo suyo publicado días antes en relación a la posible acogida en España de la familia del zar...






Retrato de Cervantes incluido en El Quijote de los niños, 1861 108. Cervantes: ¡¡Yo te saludo!!

Extraño resulta que una admiradora confesa de don Miguel de Cervantes no hubiera dado a la imprenta detalle alguno de tal sentimiento. Ni siquiera en aquel tiempo en el cual –joven escritora; poeta, que no poetisa– prodigaba laureles de admiración a los integrantes ...




Portada de la revista Anathema,Coimbra, 1890 107. Del Ultimátum británico y la Unión Ibérica

A las pocas semanas de conocerse el Ultimátum dado por Gran Bretaña a Porugal, Rosario de Acuña hace público su apoyo al pueblo portugués en dos escritos en los que exalta la mutua pertenencia de los dos pueblos a la raza latina ...





Dibujo de la estatua de la Libertad 106. Heroína en Nueva York

La adhesión de Rosario de Acuña a la causa del librepensamiento, desató la euforia entre quienes llevaban años batallando frente al clericalismo. Madrid, Barcelona... no se quedó aquí el eco de sus palabras, sino que traspasó fronteras y cruzó el océano; llegó hasta ...





Copista. Grabado medieval 105. ¡Maldita neblina!

Aquellas minúsculas gotas empaparon los viejos papeles en los cuales algunos dieron cuenta de su cuna, de su infancia, de sus correrías, de sus éxitos, de sus luchas... Pero ¡estaban allí! En los empolvados anaqueles de alguna bien nutrida biblioteca se encontraba aquella obra de interminable...




Imagen del cuadro La Libertad guiando al pueblo, Eugéne Delacroix (1830) 104. Revolucionaria

En 1917 Rosario de Acuña estuvo en el punto de mira de los gobernantes. La policía efectuó, de madrugada, dos registros en su vivienda. Los organizadores de la huelga general fueron encarcelados... Represión, dolor. ¿Y no lloraremos por todos estos dolores? ¡Vaya si lloraremos! Pero hay que sobreponerse, dejar el llanto para luego, para más tarde, cuando dejen...



Fotografía de la lápida de la tumba de Dolores Villanueva 103. La recuperada tumba de Dolores Villanueva

Lo que no estaba previsto era que el tiempo en su pasar actuara como actuó. Que la lápida se fracturara; y que en la oquedad así surgida consiguiera germinar la semilla de un arbusto; y que en su natural crecimiento algunos fragmentos del mármol quedaran aprisionados y ocultos...




Portada del diario El Pais del lunes 25 de octubre de 1909 102. ¿Qué opina de Pablo Iglesias?

A instancias de la revista Acción Socialista, Rosario de Acuña responde: «Me preguntan ustedes cuál es mi opinión respecto a Pablo Iglesias. Pues la de que es uno de los pocos españoles por los cuales no se siente absoluta vergüenza de llamarse español...





Portada del diario El Pais del lunes 25 de octubre de 1909 101. Si no se descatoliza a la mujer... ¡Nada!

En el verano de 1909 España vivió uno de sus momentos más convulsos. El 11 de julio de aquel año se publica un decreto en la Gaceta de Madrid por el cual se procede a «llamar a filas los soldados de la Reserva activa que considere precisos... A finales de mes las tensiones obreras y anticlericales provoquen un estallido de acontecimientos violentos que la historiografía ha dado en llamar...



Retrato de Josefa Pujol de Collado (La Ilustración de la Mujer, 15-5-1884) 100. «La autora de Rienzi», por Josefa Pujol de Collado

Ser la primera mujer en ocupar la tribuna del Ateneo de Madrid, despierta el interés acerca de su vida y obra. La escritora Josefa Pujol, cuyos trabajos literarios aparecieron con cierta regularidad en diversas publicaciones españolas (El Imparcial, La Ilustración Ibérica, El Globo, La Ilustración de la Mujer...) se apresura a dedicarle este elogioso escrito que aparece  poco...



Fotografía de Elena Hernández Sandoica (El Comercio, 13-2-2016) 99. «La jarca» a la luz de Elena Hernández Sandoica

Leyó  la noticia... y  reaccionó ante aquella afrenta que sintió como propia con el arma que mejor dominaba. Y escribió «La jarca de la universidad». La conferenciante analiza en su intervención las diversas opciones que pudiendo haber sido no fueron y, no siéndolo, terminaron por conducir a Rosario de Acuña al exilio   portugués...




Fotografía del instituto Rosario de Acuña 98. Y dio su nombre a un instituto

En 1994 el instituto gijonés que por entonces era conocido oficialmente como Instituto número 9, decidió buscar otro nombre menos gris, con mayor y mejor sustancia. Surgieron varios nombres: algún que otro topónimo y el de varios e ilustres personajes. Aquí se da cuenta del proceso que dio como  resultado...




Fotografía de Anselmo López, fundador del Sporting 97. De la admiración del fundador del Sporting a Rosario de Acuña

El Cervigón, fantástico cerro, parece andar, moverse; parece querer marchar por los ámbitos del mundo como presuntuoso y orgulloso sostén de un templo desamparado por una raza dormida, y en cuyo templo se halla la Diosa Sacerdotisa del progreso librepensador, anciana venerable, esclarecida escritora...




Portada de Poema del cante jondo. Madrid: Ediciones Ulises, 1931 96. Flamenco: Rosario de Acuña y García Lorca

El catedrático de Flamencología y cantaor Alfredo Arrebola sostiene que Lorca se alimentó de algunos textos de Rosario de Acuña, que el término «duende» y otros conceptos básicos para el libro Poema del cante jondo fueron tomados...





 La entrada «Rosario de Acuña» en la Wikipedia (25-10-2015) 95. La fiabilidad de la Wikipedia

Frente a la inercia de una parte del saber establecido, el trabajo de unos cuantos colaboradores ha hecho posible que, en la actualidad, la entrada «Rosario de Acuña» de la Wikipedia sea fiable. Tan fiable, que es la información de referencia que utiliza...





 Cabecera de El Ideal, Tortosa, 21-12-1916 94. Carta al director de El Ideal

Nos congratulamos infinito, insigne maestra, que nuestras páginas rebeldes y viriles, lleven estampado vuestro nombre, ya que muchos con sus sostenidos personalismos han prostituido las ideas y abandonado a quien les dio días de gloria y esplendor. Nosotros seremos...




Sergio Sánchez Collantes, El Comercio,26-6-2014 93. «Ídolo y mentora de las republicanas», por Sergio Sánchez Collantes

Rosario de Acuña ejerció por medio de la pluma un verdadero magisterio racionalista, un apostolado infatigable que sacudió muchos espíritus timoratos y supersticiosos. Así, con sus campañas en pro de la razón, la tolerancia y la justicia, la escritora contribuyó a engrosar las filas...




José Vázquez Varela, hijo de la víctima 92. Rosario de Acuña y la naturaleza humana: El crimen de la calle de Fuencarral

A ella no parece interesarle ni la repercusión social que está teniendo aquel proceso, ni el papel que en este asunto desempeña la prensa, ni si se está intentando aprovechar este juicio para sacar rédito político. Lo que le preocupa es indagar en el pasado de Vázquez Varela para intentar localizar el inicio del mal...




Imagen de la Biblioteca de Autor dedicada a Rosario de Acuña 91. Rosario de Acuña en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

El 28 de febrero de 2013 la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes inauguró un portal dedicado a Rosario de Acuña y Villanueva, con lo cual esta infatigable luchadora pasa a compartir espacio con otras destacadas escritoras del diecinueve como Concepción Arenal, Fernán Caballero, Rosalía de Castro, Emilia Pardo Bazán o Gertrudis Gómez de Avellaneda. Un paso...



Imagen del óleo Vividoras del amor, Julio Romero de Torres (1906) 90. La ramera

Para aquellas mujeres que a finales del XIX han empezado a tener cierta conciencia feminista, la mera existencia de la prostitución, tolerada como se halla por unos y otros, muestra bien a las claras la naturaleza del dominio social que el hombre ha ejercido sobre su compañera de especie a lo largo de los siglos. Pastores y moralistas han admitido...




Fotografía de hórreos beyucos, con tejados a cuatro vertientes 89. El vaquero (Recuerdos de las montañas de Asturias)

Era huérfano de padre; su madre quedó enferma al quedar viuda con seis rapaces como él, año más, año menos; tenían hambre todos, y a todos los despidió para que se buscaran la vida; él era el más listo y logró aquella casa donde al menos...




Una de las ilustraciones de la edición de El Correo de la Moda 88. «Rasguño psicológico»

Cuando se encuentra uno al frente de las obras de Rosario de Acuña, el ánimo formula sin quererlo, espontánea e intuitivamente, esta pregunta: ¿Dónde ha aprendido esta mujer todo lo que sabe, quién se lo ha enseñado? Porque la verdad es que cuesta trabajo...




Fotografía de Lidia Falcón durante la presentación de El árbol del pan 87. Lidia Falcón: un merecido homenaje

Una apasionada luchadora, como bien nos demostró no hace mucho con ocasión de la presentación de El árbol del pan, la última novela de Félix Población. Faltaban pocos días para la huelga general y no se cansó de decirnos que ya estaba bien de propuestas de futuro y de teorías, que lo que había que hacer era salir a pegar carteles y a convencer...



Fotografía de Rosario de Acuña en El Cervigón 86. «Una mujer muy mujer», por José Díaz Fernández

Era un revulsivo su palabra creyente y clara por donde corrían las utopías como el agua por su cauce. Llegábamos allí un poco apesadumbrados de decepción y salíamos fortalecidos de libertad. Ella creía en el Más Allá, en la Revolución, en el destierro de los frailes, Su figurilla delgada y arrugada era otra al hablar. en el...



El centro de Madrid en un plano de principios del siglo XX publicado por El Noticiero-Guía de Madrid 85. «Las calles de Rosario de Acuña y del Marqués de Comillas», por Roberto Castrovido

Por haber nacido en Madrid y por sus excelsos méritos de escritora merece dar su nombre Doña Rosario de Acuña a la calle de Fomento, en la cual vio la luz del mundo. Ahora que se abrogan las reales ordenanzas que lo impedían es hora de reclamarlo. Y así...




Fragmento del escrito de la Agrupación Feminista 84. El apoyo de la Agrupación Feminista Socialista

Desde aquel día tuvimos preparados los hatillos para ingresar en la cárcel, pues, pensando lógicamente, suponíamos ir a parar allí, toda vez que, por la ciudad, la traílla policíaca honoraria decía, a voz en cuello, que era preciso, preciso, que yo durmiera en la cárcel. ¡Como si...



Dibujo de la Puerta de Alcalá, publicado en La Ilustración Española y Americana en marzo de 1875 83. Que no, que no... que nació en Madrid

Sirva el hecho como muestra de la confusión que rige nuestros actos: tal parece que nos importa más la cantidad que la calidad, la rapidez que la verdad. ¿Para que perder tiempo contrastando una fecha, un dato... una muerte? Lo de copiar y pegar no es asunto de ahora: se usó toda la vida. De ahí que sea harto difícil deshacer lo que la inercia...



Fragmento del artículo «Cádiz a Garrucha», publicado en El Motín el 30-3-1911 82. «Romanticismo y positivismo», por Ignacio Rodríguez Abarrátegui

Ignacio Rodríguez Abarrátegui fue un conocido activista del librepensamiento, lo cual –al igual que les sucediera a tantos otros– le ocasionó más de un contratiempo. En una de éstas, viéndose obligado a mudarse a tierras almerienses, se embarcó en el vapor Felisa. Tuvo la suerte de que los miembros...



Reseña de «El catecismo de la doctrina cervantina» publicada en El País el 8-8-1916 81. Quijote ortodoxo, Quijote heterodoxo

En 1916, coincidiendo con la celebración del IV centenario de la muerte de Cervantes, aparecen obras que hablan del legado oculto del Quijote. ¿Qué posición ocuparía doña Rosario de Acuña, admiradora confesa de la genial obra cervantina, en este tema? He aquí...



Reseña de «El catecismo de la doctrina cervantina» publicada en El País el 8-8-1916 80. «A la memoria de la gran pensadora Rosario de Acuña», por Amalia Carvia

«Hasta sus últimos años, la pluma férrea de la escritora de alma inquebrantable ha fustigado sin parar las mentiras e hipocresías que inficionan el ambiente patrio, asombrándonos que en su avanzada edad conservara tan perfectamente los ímpetus...




Portada de la novela El árbol del pan 79. El impulso de la memoria

¿Será que todos eran conocedores de la trama? ¿Será que todos sabían que Lidia Falcón es la sobrina-nieta de Carlos de Lamo, el hombre que convivió durante casi cuarenta años con la pensadora de El Cervigón? ¿Conocían el parentesco de Félix Población con Amaro del Rosal, el dirigente socialista...



Firma de Dolores Villanueva y Elices 78. De tal astilla, tal palo

Nacida y criada en una familia católica, con un hermano de probada fidelidad al sector más integrista del catolicismo español, Dolores Villanueva y Elices mudó sus creencias de tal modo que cuando...




Fragmento de la contestación de Carlos de Lamo 77. Ateneo Familiar: La respuesta de Carlos de Lamo

Cuando un grupo de universitarios se dirige a ella ofreciéndole la presidencia honoraria de una sociedad denominada Ateneo Familiar, la escritora —convertida ya en abanderada del librepensamiento y de la masonería— accede...




Grabado de Pilar Sinués incluido en su obra Morir sola, 1890 76. A Pilar Sinués le resulta antipática

«Rosario de Acuña demuestra un extravío mental originado por las ideas librepensadoras que han penetrado en su cerebro...Es siempre antipática la mujer irreligiosa, la que descuida sus virtudes de cristiana,pero...»




Imagen de Luarca publicada en La Ilustración Española y Americana, 30-7-1875 75. De una visita a Luarca y de lo que allí aconteció

En 1887 Rosario de Acuña realizó un viaje a caballo por León, Asturias y Galicia. No siempre fue bien recibida. En Luarca la esperan con entusiasmo los unos, con irritación los otros. Los primeros organizan diferentes actos de bienvenida; Los centinelas valdesanos, le envían anónimos y amenazas...



Fragmento del artículo de Rosa Canto publicado en Heraldo de Madrid, 19-5-1925 74. «Recordando a Rosario de Acuña», por Rosa Canto

Practicó ella —la descreída— la religión cristiana demasiado al pie de la letra; buscaba el trato de los humildes; procuraba mejorar la condición de los trabajadores, los consideraba sus iguales... ¡Absurdo! El alma excelsa de esta mujer no estaba al alcance de las que... echaban...



Fragmento de la crónica acerca de la fiesta celebrada por el Ateneo Familiar 73. El Ateneo Familiar: Rosario y Carlos se encuentran

No en vano lleva el Ateneo el nombre de Familiar. Una verdera familia, en efecto, parecían las cuarenta personas congregadas. El presidente era un tal Carlos de Lamo,joven estudiante de Leyes de apenas veinte años que terminará siendo su inseparable...




Imagen de la fachada del Café de Fornos (1908) 72. De un banquete en el Café de Fornos y de su trascendencia

Aquel banquete en ese café madrileño resultó ser la presentación en sociedad de la nueva Rosario de Acuña. Jóvenes y librepensadores serán sus nuevos compañeros de viaje: apenas dos semanas después del banquete el semanario...




Caricatura publicada en El Motín (1-4-1888) 71. De curas y beatas

Algunos se sorprenden cuando afirmo que Rosario de Acuña fue una persona de hondas creencias religiosas. Y no es de extrañar que tal cosa suceda: se hacen eco de sonoras etiquetas que, sin sitio para los matices, han terminado prendiendo...




Fotografía de José Nakens publicada en Crónica (3-5-1931) 70. «Doña Rosario de Acuña», por José Nakens

Ha muerto esta señora; señora en todas las nobles y elevadas acepciones de la palabra. Dejó de latir aquel corazón que tanto amó a los humildes. No hizo daño a nadie y empleó su pluma, su palabra y sus escasos medios pecuniarios en auxiliar...




Imagen de una biblioteca 69. «La biblioteca de doña Rosario», por José Díaz Fernández

El autor del artículo, un joven periodista que solía subir a la casa del acantilado para conversar largo y tendido con doña Rosario, aprovecha la ocasión de la venta de su biblioteca para hilvanar una cariñosa semblanza de su ilustre...




Dedicatoria en un libro que fue de doña Rosario y que hoy se encuentra en la Biblioteca Pública Jovellanos de Gijón 68. Noticia sobre el destino de una parte de su biblioteca

Saber cuál es el contenido de una biblioteca, qué autores y qué títulos forman parte de la misma, nos permite conocer un poco mejor a la persona que los fue reuniendo (y leyendo. En este comentario se aportan algunos datos sobre...




Fragmento del artículo publicado en La Voz, 31-10-1927 67. «La herencia del Cervigón», por Javier Bueno

Rosario de Acuña tenía una casita en el Cervigón, en Asturias, frente al mar. Es posible que ella creyese que tenía una alhaja; pero pudo desengañarse cuando, puesta en el trance de hipotecar la casita...




Fragmento del artículo publicado en La Voz, 31-10-1927 66. «En justa respuesta», por Regina de Lamo

Regina de Lamo da cuenta de sus gestiones para conseguir que la que fuera casa de Rosario de Acuña se convierta en colonia escolar: «Lo único que aceptaremos es la institución escolar de colonia veraniega instalada en aquella...




Fotografía de la que fuera casa de Rosario de Acuña en El Cervigón (El Comercio, 9-3-1969) 65. La casa de Rosario de Acuña: cien años en el Cervigón

Quiso construir su casa al lado del acantilado, alejada de la ciudad. La casa de las cinco ventanas enrejadas que miran al sudoeste y otra más que soporta los vientos del nordeste, la que «se adorna con rosales y claveles, y matas de geranios de hierro y de malva, y una planta de heliotropo mirando siempre al sol, y un peral, y tres o cuatro...



Fotografía de Boni Ortiz publicada en La Nueva España, 12-2-2010 64. «Vais a llevar al porvenir algo mío, el nombre...»

¿Quién mejor que un hombre de teatro para dar testimonio de una dramaturga? Boni Ortiz consigue que seis alumnos del instituto Rosario de Acuña nos hagan disfrutar con sus palabras en un espectáculo que...




Acto de inauguración, celebrado el 31-1-1884, de la nueva sede del Ateneo de Madrid sita en la calle Prado (dibujo publicado en La Ilustración Española y Americana, 8-2-1884) 63. La primera mujer que ocupa la tribuna del Ateneo

El de 1884 es un año destacado en la historia del Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid. El 31 enero tiene lugar, el solemne acto de inauguración de su nueva sede, un edificio en propiedad construido en la calle Prado; unas semanas después Rosario de Acuña y Villanueva se convierte...



Imagen actual de la tumba de Rosario de Acuña en el cementerio civil de Gijón 62. «La fosa de Rosario de Acuña», por Mario Eduardo de la Viña

Que la fosa de Rosario de Acuña y la fosa de un animal cualquiera son una misma cosa. Que si a alguien le da por llevarse de allí aquel trozo miserable de mármol que hay sobre sus huesos, ya nadie podrá saber donde descansan los restos de la inolvidable mujer. Y que aquello...



Grabado publicado en su poemario Ecos del alma (1876) 61. Poeta o poetisa

¿Vigor o delicadeza? Al decir de la crítica, Rosario de Acuña es poeta de verso vigoroso en Rienzi y poetisa en sus obras líricas. ¿Poetisa? Ella reniega de «nombre tan feo». Tal palabra...




Imagen de la tumba de Rosario de Acuña, tomada de «Masonería siglo XXI», de Víctor Guerra 60. «Recordando a Rosario de Acuña», por Víctor Guerra

Víctor Guerra, en una entrada publicada en su blog «Masonería del siglo XXI» realiza un recorrido por los homenajes a Rosario de Acuña que desde el año 2004 se realizan en la ciudad...




Ilustración publicada en el semanario El Motín (9-3-1890) con el siguiente pie: «Lo que ha de unir a España y Portugal» 59. La gran nación latina

La federación ibérica abría la puerta a una utopía, podría ser el primer peldaño de la escalera que conduce a la unión última del género humano, a esa quimérica fraternidad universal que aflora en no pocos de sus escritos. Ante el Ultimátum inglés a Portugal (1890) Rosario de Acuña, iberista profesa, se moviliza...



Imagen contemporánea de la gijonesa ermita de La Providencia 58. La avenida que da a la ermita

Cuando el Ayuntamiento de Gijón, accediendo a las peticiones efectuadas por diversas asociaciones, decide poner su nombre a una de las calles de la villa, una parte de las «fuerzas vivas» se revuelven y recurren a la ... justicia...




Dibujo que ilustra el asesinato del primer obispo de Madrid (La Ilustración Española y Americana, 22-4-1886) 57. La mujer del rincón

Para averiguar las razones por las cuales una persona se convierte en criminal, Rosario de Acuña sigue con detalle algunos de los crímenes que despiertan mayor expectación, hasta tal punto que no duca en acudir día a día al juzgado para conocer...




Fragmento del artículo «El mejor florón», publicado en El Motín (19-5-1923) 56. Su amiga Ángeles López de Ayala

En 1888, dos años después de haberse convertido en Hipatia, Rosario de Acuña pronuncia un discurso en la ceremonia de inauguración del colegio para huérfanos de padres masones que pone marcha el Gran Oriente Nacional de España. En el mismo acto otra mujer toma la palabra: se trata de Ángeles López de Ayala, masona como ella, combativa como ella, con quien...


Grabado con símbolos masónicos incluido en la cabecera de la revista El Simbolismo, 20-8-1888 55. ¿Cuánto de masona?

En torno a la participación de Rosario de Acuña en la masonería: ni existe constancia de fuera muy activa —más allá de un corto periodo de su vida—, ni su pluma fue pródiga en escritos relacionados con la Masonería. ¿Qué pasó con las mujeres masonas...




Equipo de hokey de la Agrupación Deportiva Femenina hacia 1934 (Fototeca de Asturias) 54. De "señora de Laiglesia" a combativa feminista

Ángela Grassi… de Cuenca, Faustina Sáez… de Melgar, María del Pilar Sinués… de Marco, Josefa Pujol… de Collado o Concepción Gimeno… de Flaquer. ¿Se vio obligada Rosario a firmar con un seudónimo su drama Amor...




Reproducción de la obra El parnaso (1811) de Andrea Appiani, Il parnaso (1811) - Galleria d'Arte Moderna, Milán 53. A las puertas del Parnaso

La buena sociedad de la Villa y Corte se disponía a disfrutar de aquel sábado invernal sin sobresaltos. La oferta era variada: baile de máscaras en Capellanes o La Alhambra; una ópera de Wagner en el Real; teatro en la Comedia, en el Apolo, en el Martín y Rienzi el tribuno en el teatro del Circo, un drama de autoría desconocida...



Plano de Pinto del año 1924 con la probable localización de la casa de Rosario de Acuña 52. «En busca de la casa de Rosario de Acuña en Pinto», por Mario Coronas Arquero

Las investigaciones realizadas por el autor de este artículo, le llevan a localizar el lugar donde estuvo situada la quinta Villa Nueva, la casa situada a las afueras de Pinto que fue morada...




Esquela del tercer aniversario de la muerte de Rosario de Acuña (El Noroeste, 5-5-1926) 51. La esquela del tercer aniversario

En 1926, tres años después de la muerte de Rosario de Acuña, Carlos de Lamo no puede asistir a la velada literaria que se va a celebrar en recuerdo de la finada y para comunicarlo a las personas interesadas decide publicar una esquela...




Imagen de Portugalete en una fotografía tomada desde Las Arenas (Nuevo Mundo, 2-7-1920) 50. Homenaje a Rosario de Acuña en Portugalete

Volney Conde-Pelayo, escritor «radical» e integrante de una destacada familia de Portugalete, lleva años intentando rendirle el homenaje que, en su opinión, los republicanos españoles le deben a doña Rosario de Acuña. Al fin, en el verano...




Gallo y gallina del Prat (La Avicultura Práctica, Areyns de Mar, noviembre de 1896) 49. «La avicultura en la Montaña» por Pablo Lastra y Eterna

El autor describe a los lectores de El Cantábrico el funcionamiento de la granja avícola que Rosario de Acuña regenta en Cueto «con sus cuidados y con su pericia en la ciencia avícola, los resultados no se hicieron esperar. La producción...




Fragmento de la noticia publicada en la revista municipal Pinto. Información y ocio, nº 143, junio 2009 48. El Centro Municipal Rosario de Acuña de Pinto

Los vecinos de Pinto deciden que el Centro de la Mujer de la localidad ostente el nombre de Rosario de Acuña.El resultado de la votación viene a poner de manifiesto el cariño con que los habitantes de Pinto recuerdan a quien durante...




Grabado publicado en El Correo de la Moda, 26-5-1886 47. «La hora de nuestras descendientes será la hora de la emancipación»

Rosario de Acuña anima a sus hermanas a estudiar, a trabajar, a luchar: «El amor sexual no es tu único destino; antes de ser hija, esposa y madre, eres criatura racional, y a tu alcance está lo mismo criar hijos que educar pueblos.¡Alza, pues, tu frente y mira...




Fotografía de Regina de Lamo, fundadora del Banco de Crédito Popular de Valencia 46. Unas palabras de Regina de Lamo en memoria de su «excelsa ascendiente»

Regina de Lamo fue una mujer que se dedicó, apasionadamente, al activismo sindical y cooperativista, a la lucha feminista... Y a mantener vivo el testimonio vital de Rosario de Acuña. En 1938 escribió esta introducción...




Fotografía de Lidia Falcón publicada en la contraportada de Los hijos de los vencidos 45. Carta de Lidia Falcón al diario Público

Carta que envía Lidia Falcón al diario Público agradeciendo el artículo que Félix Población dedicó a Rosario de Acuña. En el texto de la misma apunta algunos datos sobre las relaciones de su familia con la librepensadora...




Fotografía de Félix Población (La Nueva España, 15-9-2010) 44. «Memoria del olvido», por Félix Población

Artículo publicado en febrero de 2010 en el diario Público, en el cual Félix Población realiza una semblanza de Rosario de Acuña. El autor que sabe de su existencia desde hace años...




Relación de donantes y cabecera de El Motín del 29-11-1924 43. El donativo de la difunta

Ya es extraño, ya, pero año y medio después de su muerte Rosario de Acuña figura como donante en las páginas de El Motín. No fue ésta la única vez. Claro está que todo tiene una explicación. Bueno, tanto como todo... sería mucho decir...




Imagen de la página Proyecto Ensayo Hispánico 42. Rosario de Acuña en «Proyecto Ensayo Hispánico»

En 1997 vio la luz el Proyecto Ensayo Hispánico gracias a la iniciativa de José Luis Gómez Martínez, profesor emérito de Ensayo Hispánico de la Universidad de Georgia, con el objetivo de difundir la cultura hispánica. Es un espacio en el cual figuran...




Caricatura publicada en El Motín en diciembre de 1883 41. El catedrático de instituto y la servidumbre

Nuestra protagonista pasó largos periodos de su infancia, «rodeada por buena porción de criados», en la casa solariega que su abuelo paterno tenía en Jaén. Creció teniendo por natural aquella relación, «siendo el señor moralmente amo...




Dibujo de Volney publicado en Portugalete en el recuerdo: los Conde Pelayo 40. «Homenaje a una mujer ilustre», por Volney Conde-Pelayo

En un rincón de la costa astur, sola, olvidada de casi todos los españoles, vive una ilustre anciana, honra de las letras española. Allá la han llevado las persecuciones de los reaccionarios, que ni aún en la ancianidad la dejan en paz, y allí vive lamentando la indiferencia...



El clericalismo y la reacción martirizan España (Caricatura publicada en El Motín a principios de 1885) 39. Muchedumbre de brutos sanguinarios

Le duele su patria; le duele su querida España; le duele la superstición de sus gentes; le duele el fanatismo y el oscurantismo; y, sobre todo, le duele la falta de esperanza. ¡España! ¡España!... ¿qué han hecho contigo? El desastre del 98 visto por Rosario de Acuña...




Fragmento del artículo publicado en Las Dominicales 38. Tratando con una infanta de España sobre el futuro de la masonería

Como un rumor no bien definido sabía que la masonería española, al unificarse bajo una sola autoridad representada por el nobilísimo vizconde de Ros, había elevado al Protectorado a una mujer de estirpe regia...




Anuncio de venta de huevos para incubar 37. Huevos para incubar

A lo largo de la última década del siglo XIX la vida cotidiana de Rosario de Acuña va a experimentar un profundo cambio, como consecuencia de las decisiones tomadas años atrás: ha pasado a ser una republicana, masona y librepensadora cuyos artículos...




Fragmento del artículo publicado en el semanario Cataluña 36. Proxeneta roja, engendro sáfico, harpía laica...

El artículo «La jarca de la universidad» desató la cólera de buena parte de los universitarios españoles: huelgas, manifestaciones, denuncias… y artículos de protesta como el que sigue, escrito por Ernesto Homs, estudiante de Derecho y colaborador del semanario...



Fotografía de Amaro del Rosal publicada en el año 1977 35. El impulso que vino de México

Amaro del Rosal, director general de la Caja de Reparaciones durante la Guerra Civil impulsó desde el exilio la recuperación de la figura de Rosario de Acuña. Desde la lejanía, desde su exilio mexicano, utilizando la correspondencia...




Fragmento de la carta publicada en Las Dominicales 34. Pidiendo por las calles de Pinto

Una epidemia de cólera causa estragos en el Levante español. En Murcia causó los mayores estragos a juzgar por el elevado número de defunciones, los aislamientos, las partidas de auxilio para los damnificados. Rosario de Acuña se echa a las calles de Pinto...




Fragmento de la noticia de la muerte publicada en El Noroeste 33. «Está la pluma tan cargada de dolor...»

Rosario de Acuña fue durante catorce años una de las más ilustres colaboradoras del periódico gijonés El Noroeste. No es de extrañar que el periódico se despidiera de ella con hondo dolor y sin escatimar espacio en la edición que salió a la luz...




Retrato de Antonio Jiménez Manjón publicado en 1888 32. Música, música: de la copla a la ópera

No hace falta rebuscar mucho entre sus escritos para poder afirmar que a Rosario de Acuña le encataba la música, se deleitaba oyendo cantar a otros y disfrutaba cantando las coplas que ella misma creaba sobre la marcha, mientras...




Gertrudis Gómez de Avellaneda, Emilia Pardo-Bazán y Rosario de Acuña 31. Tres mujeres a las puertas de la Academia

Hubo que esperar hasta 1979 para escuchar a Carmen Conde Abellán pronunciar el discurso de entrada que la convertiría en la primera académica de número. En este comentario se da cuenta de tres tentativas, fallidas las tres, que tenían por objetivo lograr que la mujer lograra entrar en la Real Academia...



Doctor Franz Joseph Gall, grabado publicado en El Feníx, Valencia, 2-5-1847 30. El cerebro de la mujer

A mediados del siglo XIX las mujeres españolas saben que el hombre ostenta la hegemonía y que ellas tienen asignado un papel secundario en la sociedad, por mucho que quien rija los destinos del país sea una mujer o que los poetas engalanen a sus madres, amantes o esposas con...



Fragmento de uno de los sonetos que Rosario de Acuña regaló al doctor Albitos 29. Manuscritos a precio de oro

Cierto día, de esto hace ya varios años, cuando paseaba por la Red en busca de alguna pista que iluminara mi investigación, me encontré de pronto con la noticia de que se subastaban unos manuscritos inéditos de Rosario de Acuña. Lo podéis imaginar...




Carné de refugiado político de Fernando Dicenta Alonso (Veracruz, México, 1939) 28. «Nuestras plegarias», por Fernando Dicenta

Fernando Dicenta Alonso fue uno de los que acompañaron a Rosario de Acuña hasta el cementerio civil de Gijón, tal y como él mismo contó en un artículo que fue publicado unas semanas más tarde. Fernando había nacido en Madrid el 15-6-1894 y era hijo de Joaquín...



Portada del libro 27. Una heterodoxa en la España del Concordato

El Concordato de 1851 va a poner fin a las veleidades liberales en materia religiosa: el acuerdo encomienda a la jerarquía católica la misión de «velar sobre la pureza de la doctrina de la fe, y de las costumbres, y sobre la educación religiosa de la juventud...




Fachada principal del teatro a principios del siglo XX 26. HIPATIA en el teatro Principal de Alicante

El miércoles 17 de febrero de 1886 Rosario de Acuña y Villanueva sube al escenario del teatro Principal de Alicante. El público aplaude con entusiasmo «rayano al delirio». Va a dar comienzo el recital poético. No es la primera vez que nuestra protagonista recoge...




Fotografía de Roberto Castrovido publicada en 1931 25. También era mucho hombre esta mujer, por Roberto Castrovido

Ha descansado, al fin, la señora doña Rosario de Acuña y Villanueva de larga vida y combatida, trabajosa, aflictiva ancianidad. Puede aplicársele con justicia la frase de D. Nicasio Gallego a otra poetisa española: «Era mucho hombre esta mujer». Era la mujer...




Cabecera de la revista Asturias, editada en La Habana 24. Para los asturianos de La Habana

Cierto día encontré en la Biblioteca Asturias, más conocida como Biblioteca del Padre Patac, tres hojas fotocopiadas de un artículo titulado Recuerdos de una excursión que estaba firmado por Rosario de Acuña. La referencia del mismo señalaba que se había publicado...



Busto de Rosario de Acuña, del escultor José María Palma 23. Un busto para el colegio Rosario de Acuña

Aunque tras su fallecimiento no faltaran quienes se dedican a enaltecer su memoria, no será hasta la proclamación de la Segunda República cuando empiecen a surgir voces reivindicando la figura de Rosario de Acuña y Villanueva como ejemplo de mujer comprometica...



Portada de Lira guerrera, libro publicado por la editorial Atlántida 22. Vuelve a Cuba, mi tórtola gallarda (José Martí)

¿Tú, presa en tierra fría,hija de tierra del calor eterno?Y el puerto del Caney hogar paternote dio, y amante halago, dulcísima caricia, y truecas a tu plácido Santiago por el rudo Santiago de Galicia?...





Fragmento del artículo de Cristóbal de Castro publicado en el Heraldo de Madrid 21. El escrito que provocó su reacción

A finales del mes de noviembre de 1911 a Rosario de Acuña se le torció la vida. La aparición interesada en uno de los periódicos de Lerroux de su artículo La jarca de la universidad desató las iras de los universitarios españoles que fueron intensificando...





Portada del libro Rosario de Acuña en Asturias 20. Tocaba nadar contra corriente

Aunque no había concluido, ni mucho menos, mis investigaciones ya podía aportar algunos datos que podían clarificar algunos aspectos de su vida, ocultos bajo la capa que el olvido y la inercia habían tejido durante años. En aquellas páginas aparecían datos contrastados...




Esquela de Felipe de Acuña que hace pública el Ayuntamiento de Pinto 19. El agradecimiento del pueblo de Pinto a Felipe de Acuña y Solís

El nombramiento de don Felipe de Acuña como jefe del Negociado de Agricultura resultó providencial para la villa de Pinto que, al fin, pudo conseguir la ansiada feria de ganados que tenía solicitada desde tiempo atrás...





Fragmento del artículo publicado en El Noroeste 18. «Rosario de Acuña», por Fernando Dicenta

Fernando, hijo del dramaturgo Joaquín Dicenta, estudió Náutica en Gijón y en esa ciudad se afincó. En este artículo, escrito tras una de sus visitas a la casa del acantilado, nos describe sus impresiones acerca de aquella venerable anciana de centelleantes ojos azulinos...




Fragmento de la carta enviada por la logia Jovellanos 17. Los masones se movilizan

«Trátase de conseguir un indulto general por delitos políticos y de imprenta, para que salgan de las cárceles los presos y vuelvan a España los desterrados y expatriados. Entre estos últimos se encuentra la ilustre h.·. Rosario Acuña, y aquí se susurra entre elemento reaccionario...




Fotografía de Luis Huerta publicada en 1928 16. «La barca de Acuña», por Luis Huerta

Porque si no existiera este hórrido valladar de la España negra, la pluma varonil y genial de esta mujer nos revelaría con toda maestría el rico contenido ideológico, que como secreto oculto, llevará consigo a la tumba...





Miguel de Unamuno. Grabado publicado en 1910 15. Las explicaciones de Unamuno

La ira estudiantil alcanzaba también a Bonafoux y a cuantos no condenaran abiertamente el escrito. En las asambleas se empieza a criticar la posición de don Miguel de Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca por entonces, de quien se dice que «se había adherido...




Puente de la Torre de Londres 14. Tras la pista inglesa

¡Al fin! La tenía a mi alcance, solo había que hacerse con una copia, lo cual, dicho sea de paso, sabía que no iba a ser nada fácil, pues era conocedor de que según sus normas de funcionamiento solo facilitan una parte del total de la obra...





Álbum de la Mujer, portada 13. Una bella poeta de rubios cabellos y azules ojos

Parece ser que Rosario de Acuña comenzó a utilizar los versos para expresar sus emociones siendo aún muy jovencita. Tan prematura debió de ser en esto de la rima que a la edad de veinticinco años nos dice que ya llevaba dieciocho años haciendo versos...





Fotografía tomada cuatro días antes de su fallecimiento, en la celebración del  Primero de Mayo (El Comercio, Gijón, 16-3-1969) 12. La solitaria de «El Cervigón», por Manuel Tejedor

A ver, amigos socialistas –nos decía– únanse ustedes los socialistas, los comunistas, los sindicalistas, los anarquistas, todos los verdaderos liberales; unanse en bloque ante esa avalancha que se nos echa encima en todos los países, que es el fascismo...





Fragmento de la primera página de El Socialista, 8-5-1923 11. El último adiós de El Socialista

Aunque no desaprovechó ninguna ocasión para rechazar su pertenencia a cualquiera de los «ismos» que componían el grupo de los «verdaderos liberales», bien puede decirse que –al menos en los últimos años de su vida– mantuvo relaciones cordiales...





Lápida colocada en la que fuera casa natal del padre Blanco en Astorga, donde nació en el año 1864 y no en el que, por error, ahí figura 10. La visión de un agustino

El 28 de diciembre de 1884 Las Dominicales del Libre Pensamiento publicó en su primera página la carta en la que Rosario de Acuña hacía pública su adhesión a la causa. A partir de ese momento nada fue igual para ella. Aquello era una batalla y ella se había cambiado de bando, lo cual no tiene perdón de Dios...




Dibujo publicado en Gaceta Agrícola del Ministerio de Fomento, 1881 9. Su suegro, estafador convicto y confeso

Augusto de Laiglesia y Laiglesia, padre de Rafael y, por tanto, suegro de Rosario de Acuña, fue condenado en 1862 (catorce años antes de la boda) por un delito de estafa y falsificación «en cuatro años de prisión menor, con suspensión de todo cargo y derecho político ¡Todo ello por un caballo!...




El Urriellu,un pico imposible para Rosario de Acuña, resultaba «insuperable a mis fuerzas su escalamiento» 8. Rosario de Acuña y Villanueva, pionera del montañismo asturiano

Hay motivos suficientes para afirmar que estamos ante una verdadera pionera del montañismo asturiano, no sólo por la entidad de las ascensiones que realiza, sino por la fecha en la que éstas tuvieron lugar, pues las ascensiones de las cuales aquí se habla ocurrieron con anterioridad...




Programa de la IX Muestra de Teatro Escolar - U. Labroral de Gijón, 2001 7. El padre Juan más reciente

El padre Juan se alejó de los escenarios tradicionales y se hizo un hueco en el repertorio de algunos grupos teatrales constituidos en sociedades obreras, republicanas o librepensadoras. Aquí se da cuenta de la representación que tuvo lugar el miércoles 9 de mayo de 2001 en el teatro...




Fragmento de la entrevista, El Publicador 25-9-1909 6. Una entrevista de hace cien años

Contamos ya con una parte considerable de su obra; conocemos los aspectos más significativos de su biografía; y algunos de sus retratos. Tenemos a nuestro alcance artículos y cartas; poesías y dramas; conferencias y discursos... ¡y una entrevista!...





Fotografía de Galdós publicada por el semanario Pluma y lápiz (1903) 5. Galdós, el admirado

Aunque desde sus primeras apariciones en la arena literaria, Rosario de Acuña dedicó vítores, aplausos y alabanzas a varios de los integrantes del Parnaso hispano, creo que no yerro al atreverme a afirmar que fue Galdós su escritor más admirado...





Suelto relativo a la prohibición gubernativa publicado en el diario republicano La Justicia 4. Defendiendo la propiedad intelectual

La autora no se arredra, ella se hará cargo de todo. Alquila el teatro de la Alhambra, costea la producción, reúne un grupo de actores modestos, dirige los ensayos... A la primera representación no le siguieron otras, pues el gobernador decreta su prohibición...





Fresco de la Casa de Julia Felix, Pompeya. Museo Arqueológico de Nápoles 3. Sardinas rellenas

Rosario de Acuña era muy hogareña y le gustaba todo lo que tuviera que ver con la casa (incluido el huerto), desde su diseño hasta su conservación y cuidado. Nos habla acerca del sistema adecuado para fregar los suelos de madera o nos obsequia con alguna receta de cocina...




Francisco de Goya, «Las brujas» 2. La casa del diablo

Su activa militancia en el bando de los heterodoxos le supuso todo un rosario de penalidades: insultos, desahucios, procesamientos, exilio... y la inquina de algunos de sus vecinos. Aquí se da cuenta de un artículo en el que se prueba su condición de bruja...





Portada de la edición realizada en 1989 por Simón Palmer 1. María del Carmen Simón Palmer: el impulso en la investigación

Las labores de investigación acerca de la vida y obra de Rosario de Acuña van a experimentar a finales de los ochenta un fuerte impulso gracias a los trabajos de divulgación que realiza por entonces María del Carmen Simón Palmer. Ella será la responsable de la edición...





 

Rosario de Acuña y Villanueva.

Una heterodoxa en la España del Concordato

Rosario de Acuña y Villanueva. Comentarios

Algunas notas acerca de la vida de esta ilustre librepensadora


© Macrino Fernández Riera – Todos los derechos reservados – Se permite la reproducción total o parcial de los textos siempre que se cite la procedencia